domingo

2.- En un lugar extraño

Desde este lugar observo bien a los niños y niñas, lo malo es que me arrugan la nariz como conejos o hacen gestos que me hacen sentir mal, yo no les hago nada y no entiendo por qué lo hacen ¿se sentirán conejos? no lo creo porque los conejitos son muy lindos y bonitos, no te dicen nada feo, no te pegan ni te quitan el lugar para sentarse y mucho menos lloran o se quejan porque dicen que les pegaste aunque sea mentira.

A la señora le dicen "maestra" habla y habla, a mi me da sueño, no le entiendo nada, yo quiero dormir, me siento encerrada en este lugar que tiene rejas para no salir, como si fueramos cerditos o delincuentes, yo quiero ver qué hay más allá, porque veo un patio grandotote y no puedo salir a correr, ¡yo quiero correr! me aburro acá adentro,encerrada con otros niños que no me gusta tener cerca y la señora que habla y habla no les dice nada a las niñas que me siguen viendo y arrugan la nariz, si lo siguen haciendo yo me salgo del salón o me pongo a llorar, porque sinceramente no me gusta pegarle a nadie.

Total que han pasado 2 horas y al fin puedo salir, no sé a dónde vamos pero la "maestra" dijo: formence por estatura, yo no sé qué es eso y me jaló muy fuerte hasta ponerme al frente, me tomó de la mano y casi me aplasta y si le digo algo no sé qué me vaya a hacer, mejor no le digo nada. Veo que hay un largo camino, una gran puerta y huele muy rico, se sentía desde antes de salir del llamado "salon"... ese olor parece que viene de una casa, es tibio y huele delicioso, hasta mi estomago me duele, creo que tengo hambre. Ya estamos entrando a ese lugar extraño y el olor es más fuerte, hay unas señoras ahí poniendo platos, y vaya hasta que alguien me sonríe, ya me está cayendo bien la señora con gorrita.

Al fin me suelta de la mano la maestra y me deja sentar en una silla, no se ve tan mal aquí, es amplio hay dos mesas largas largas y sillitas, todos tenemos en frente un plato con comida, un vaso y una cuchara, lo que está en el plato lo llaman "lentejas" y a decir verdad sabe delicioso, este aroma jamás lo voy a olvidar.

No sé qué día es, pero sé que son las 10 de la mañana, es la hora en que nos darán de desayunar a partir de hoy que estoy despertando, aún no conozco a nadie, no creo acostumbrarme, no me gusta este lugar, no tengo amigos, no sé a qué horas me voy a ir, lo que sí sé es que me gustó ese lugar que llaman"comedor".

3 comentarios:

  1. Buena historia, en más de un momento me pregunté si la historia era real :D ¡saludos!...

    ResponderEliminar
  2. Seguirá ?
    Me gustan las lentejas !!!

    ResponderEliminar